Aprende a elegir la mascarilla facial correcta con estos tips

¿Qué tipo de mascarilla elegir? 

Depende de cuál tipo básico de piel detectes en tu cliente: mixta, seca, normal o grasa. Además, debes tomar en cuenta la zona T: frente, nariz y mentón, que para muchas es un dolor de cabeza… o de cara y ahí no acaba la cosa. 

Algunas personas tienden a tener piel grasa en todo el rostro, otras presentan una combinación: la zona T más grasa y las mejillas normales, por ahí nos vamos a múltiples combinaciones. 

Antes de la mascarilla, aclaramos que:  

El necesario diagnóstico de cada cutis con sus particularidades, antes de dar el paso definitivo es lo que hará profesional tu trabajo y a tu cliente sentirse bien atendidx. Evalúa si tiene acné, líneas de expresión, alergias, manchas por embarazo, sol o rosácea, entre otras alteraciones o condición dermatológica. Por último pero no menos importante, es fundamental hacer la higiene previa a la aplicación de la mascarilla, que es preparar la piel para recibir los beneficios del producto profesional a usar, mientras tu cliente se relaja. 

Mascarillas comerciales ¿Cuál usar? 

La industria cosmética tiene variedad de marcas y tipos de mascarillas, la decisión queda entre tu cliente, sus necesidades y tu opinión profesional. Hay grandes grupos a distinguir entre estas, dependiendo de lo siguiente: 

  • Función: hidratante, nutritiva, calmante, limpiadora, astringente, exfoliante, reafirmante, aclarante, refrescante. 

  • Textura: cremosa, líquida, mousse (carbonatadas). 

  • Forma de aplicación o retiro:  

  1. Peel off: es una película desprendible.  
  2. Velo: son capas de tela impregnada en una solución beneficiosa para el cutis. 
  3. Magnéticas: por la forma en que se desprenden del rostro con un imán, pues contienen partículas de hierro ¡Toda una atracción! 
  4. De parafina: es necesario aplicarla caliente, pero soportable.
  5. Parches para labios, contorno de ojos, frente, cuello, escote o mejillas. 

Multimascarilla. Todas para una y una para todas 

El «multimasking» es una técnica que resuelve varios problemas del cutis simultáneamente, aplicando una mascarilla para cada zona y su inconveniente específico.  

Aquí la explicación, si la frente es reseca, la nariz y mentón grasos, pero las mejillas son normales, podrías aplicar una mascarilla hidratante en la frente, una astringente en las partes con mayor cantidad de grasa y nutrir las mejillas con otra adicional. 

¿Para qué la quieres? 

Supongamos que tu cliente se trasnochó la noche anterior y las bolsas bajo los ojos son como para ir al mercado, allí se impone una mascarilla relajante y/o unos parches para contorno de ojos. 

Las mascarillas profesionales y sus propiedades te ofrecen un abanico de soluciones que provienen del principio activo que contengan, generalmente extraído de frutas, vegetales, cereales o minerales, para diferentes problemas como: devolver luminosidad, suavizar líneas de expresión, limpiar, aliviar ardor por exposición solar extrema o algún tipo de picor.  

Y después de la mascarilla… 

Viene el seguimiento, si acaso se trata de una mascarilla que debe aplicarse durante cierto período de tiempo, por ejemplo semanalmente; entonces vuelve a evaluar en la siguiente aplicación para ver los progresos obtenidos. De ser necesario cambiar de producto, siempre escucha lo que refiere tu cliente, su sensación en el rostro antes y después, te sugerimos esto junto con el multimasking como un plus personalizado en el servicio que ofrezcas. 

Si ademas de cuidar la piel de tus clientxs, quieres aprender a maquillarla para obtener resultados impecables, te recomendamos la siguiente formación…

Solicita una entrevista

MENTORING - Solicitar Entrevista