Cómo aumentar la facturación de tu salón sin subir el precio

Otra de las cosas que ha afectado directamente a la cuenta de resultados de las peluquerías es el aforo y la necesidad de espaciar las citas para poder proceder a la limpieza y desinfección entre cliente y cliente. Estos hechos forman parte de la realidad que nos está tocando vivir, por eso tenemos que encontrar la forma en la que llevarlo lo mejor posible.

Durante los meses de verano, muchos salones han cerrado por vacaciones y otros han estado probando con diferentes opciones para ver cómo reflotar sus negocios. La subida de precios es una de las decisiones más recurrente, pero debemos tener en cuenta que si no cambia el servicio esta medida puede no tener buena acogida entre los clientes. Además, puede afectar a su confianza y fidelidad. Esta decisión puede animarlos a buscar una nueva peluquería o un nuevo salón de confianza.

Toma nota de estas 3 recomendaciones

Crea una relación entre el precio y el servicio

¿Todos los servicios de color son iguales? ¿En todos tus trabajos utilizas los mismos productos y te llevan el mismo tiempo? Estas son algunas de las preguntas que debes hacerte antes de decidir el precio que le pones a un servicio. Al igual que es de especial interés tener un protocolo en el que estén reflejados todos los procesos y todas las acciones o decisiones que se toman en el salón, hay que diferenciar entre servicios.

Establece distintos niveles para los servicios que ofreces teniendo en cuenta los productos, las herramientas, el personal y el tiempo que se destina. Para ello deberás tener en cuenta todos los servicios que realizas en tu salón: saneamiento del cabello, tratamiento détox, cobertura de canas, Balayage, babylights… A partir de este análisis puedes marcar precios extras si utilizas determinados productos o si te excedes por tiempo o por circunstancias especiales de cada cliente. Recuerda que no hay un cabello igual que otro.

Analiza la tabla de gastos e ingresos del salón

¿Cuáles son los gastos que tienes en tu salón? ¿Todos son necesarios? Cada semana los clientes suelen variar, por lo que los servicios, las herramientas y los productos que se utilicen no serán los mismos.

Con el propósito de poder tener una visión más específica de la situación de la empresa puedes escribir todos los gastos que tienes en tu salón, las especializados a las que se destinan y la inversión que supone al salón. A partir de este análisis podrás ver las áreas que más gasto suponen y ver la relación con los ingresos que producen. Es el momento de suprimir todos aquellos gastos que son incensarios dentro del presupuesto y centrarse en aquellos que hacen que el negocio funcione y aportan valor económico.

Compra los productos que necesitas

Si tienes en tu salón la posibilidad de hacer reventa de productos y herramientas es necesario ver cómo funciona esta parte del negocio. Es probable que cuentes en stock con algún producto que nunca has vendido o incluso que nadie te ha preguntado por él. Encuentra el método para implementarlo en el día a día del salón, regalárselo a alguien a modo de agradecimiento por su confianza. Así estás ganando puntos y eliminado aquello que no aporta al negocio.

Si prestas especial cuidado a los productos que usas y no compras por encima de las necesidades estarás haciendo un gran ajuste de la inversión del negocio. Ten en cuenta que todo lo que tienes en tu salón vale dinero y si no lo utilizas más dinero pierdes.

Recuerda que con el COVID-19 tendrán que comprar material para mantener la limpieza y la seguridad en el salón, trata de buscar herramientas que cumplan con los estándares de seguridad pero que se puedan reutilizar, aplicando una desinfección correcta.

Lo importante es seguir ofreciendo un servicio de calidad, rentable y que asegure a los clientes actuales y que facilite conseguir nuevos. Si quieres encontrar otras formas para rentabilizar tu negocio no te pierdas nuestras formaciones: www.modumb.com ¡Te esperamos!

 

 

Solicita una entrevista

MENTORING - Solicitar Entrevista