Cómo limpiar las brochas de maquillaje

A todo qué, un cómo 

1) Sacude un poco cada brocha en un cuenco con agua tibia y jabón líquido diluido, así soltará la mayor parte de residuos acumulados. 

2) Con movimientos circulares pasa la brocha por la palma de tu mano. 

3) Enjuaga con abundante agua, hasta que esté clara. 

4) Toma papel absorbente y aprieta un poco la brocha, para eliminar la mayor cantidad de humedad, es importante no estrujar o exprimir. 

5) Colócalas en un envase para que se terminen de secar, con las cerdas hacia arriba. 

¿Por qué debes limpiar las brochas de maquillaje? 

La salud de tus clientes es primordial, por eso insistimos en la importancia de limpiar tus brochas cada vez que las uses. ¿Sabes cuántos problemas de salud podrías evitar? Entre varios, podemos mencionar acné, alergias, picor o enrojecimiento, y en los ojos conjuntivitis o infección.  

Evita las manchas! Cuando maquilles con brochas sucias, lo más probable es que tu cliente quedará de cualquier color, menos el elegido, porque tus instrumentos tendrán residuos de diversos tonos usados anteriormente. 

Ni que hablar de los poros obstruídos sin querer, por tanta impureza en las brochas, por eso el maquillaje no se fija bien, sin importar cuanto fijador de maquillaje uses. 

¿Me prestas tus brochas? Nooooooo. Es como usar un cepillo de dientes ajeno, ya que en la boca, ojos y zonas cercanas a la nariz, hay cierta cantidad de bacterias, que se podrían pasar de una persona a otra, por el uso de brochas de maquillaje que no son tuyas. 

Trucos para limpiar brochas de maquillaje 

Te sugerimos utilizar herramientas y productos antibacterianos en todo momento, desde el maquillaje, pasando por las brochas y esponjas e incluyendo el jabón que uses, hasta los hay respetuosos con el medio ambiente. 

Tus brochas de maquillaje favoritas límpialas a mano con mucha suavidad, una por una. De otro modo, ayúdate con un lavador eléctrico de brochas, ahorrarás tiempo, tendrás tu equipo a punto y siempre estarás listo(a) para la acción cosmética. Aunque ciertas brochas pierden la forma en el proceso, la ventaja de estos aparatos es que al limpiarlas, salen secas y las usas de inmediato. 

Almacena tus brochas como un pro, colócalas en un tarro con las cerdas arriba lo más vertical que puedas, de esa manera evitas que se deformen. 

Cuando limpies las brochas de maquillaje y aún estén húmedas, ubícalas en el borde de un mueble o encima de una toalla seca, de manera que las cerdas no pierdan la forma. 

Sacúdelas un poco antes de proceder a limpiar las brochas de maquillaje, especialmente si tienen productos en polvo, usa champú para bebés; si son sintéticas podrías sustituir con lavaplatos. No te recomendamos usar jabón en polvo pues los granitos quedan atrapados entre las cerdas. Puedes adquirir un jabón antibacterial en el mercado, lo encontrarás libre de parabenos y es antialérgico. 

Limpieza de emergencia! Si necesitas esa brocha de sombra que tanto te gusta y debes cambiar de color, porque otra clienta lo necesita, toma una cinta adhesiva y pasa la brocha sucia, allí se quedará pegado todo el color anterior. 

Hay quienes usan al frotarlas, una alfombra de silicona antibacterial, cuyo material evita la acumulación de malos olores. Puedes sustituir con una tablita plástica de cortar en la cocina, ya que son un poco rugosas. 

Cuidado! Toma en cuenta que tienen diferentes partes de materiales distintos, así que no es conveniente poner las brochas en remojo, pues las piezas metálicas se podrían oxidar. Además, si entra agua en el mango, se dañaría el pegamento o base de las cerdas, y vas perdiéndolas quizás en el rostro de alguna clienta, arruinando tu trabajo. 

Ahora que sabes cómo limpiar tus brochas de maquillaje, te recomendamos una formación que te explicará para qué funciona cada una de ellas y que así puedas seguir creando looks de tendencia con todas tus clientas. 

Solicita una entrevista

MENTORING - Solicitar Entrevista