¿Estás cometiendo estos errores durante tus técnicas de brushing?

Moléculas y brushing  

Todo está hecho de moléculas, incluso tú, es allí donde actúa el brushing cambiando la estructura molecular del cabello a través del calor. Como profesional nada temas, pues ya estudiaste la queratina, la cutícula, la corteza y el tipo de cabello de tu cliente. 

Antes de ampliar sobre lo que es brushing y aplicarlo, analiza si el tipo de cabello de tu cliente es rizado o liso, largo o corto; si está quebradizo, brillante u opaco; otro punto a tener en cuenta es la dirección de las raíces, por si tiene los famosos remolinos; si es tratado, teñido o si tu cliente tiene un ataque de frizz permanente.  

Lo mejor para proteger el cabello 

Es cierto que el calor obra milagros en el cabello al transformarlo con tu trabajo de experto, pero también lo es que si lo utilizas de forma errónea dañarás el cabello. Para evitar esto, necesitas aplicar un buen protector térmico, toallas de microfibra para secar cierto porcentaje de humedad, además, las cremas o mascarillas capilares también aportan lo suyo en este cuidado y por si fuera poco, tu cliente también deberá confesar si sus hábitos de mantenimiento del cabello ayudan a obtener resultados perfectos después del brushing.  

Mejores herramientas = brushing perfecto 

Claro que la mano del profesional ocupa el primer lugar en el resultado,  pero un buen cepillo térmico es indispensable y por supuesto el mega secador. Cuando se trata de seleccionar el cepillo debes saber que si el diámetro es más reducido, podrás crear estilos con ondulación o rizos muy consistentes, a diferencia de los cepillos grandes que facilitan el alisado. Los hay para escoger: con diseño ergonómico en su mango, de metal o cerámica antiestática, combinando cerámica con turmalina y/o titanio o de madera para los cabellos más rebeldes.   

En cuanto al secador, será una herramienta que te acompañará a lo largo de toda tu carrera profesional por lo que tener en consideración su peso y ergonomía evitará lesiones y molestias en tu trabajo diario. Así mismo, debe disponer de botón directo de aire frío, regulador de temperatura y un flujo de aire preciso. 

Para un brushing del otro mundo, recomendamos:  

  • Prepara bien el cabello identificando sus necesidades. Aplica protector térmico y los productos de styling adecuados al diseño del peinado. 
  • Esta fase antes del brushing no tiene precio, comienza por eliminar el porcentaje de humedad según la tipología de cabello y ayúdate de un cepillo esqueleto para preparar la dirección o volumen de las raíces.  
  • Planifica el proceso de forma limpia y ordenada mediante las particiones, de ésta forma, además de facilitar tu trabajo, estarás mostrando al cliente tu profesionalidad. 
  • Si se trata de un cabello XXL, adapta la altura del sillón hidráulico para evitar que trabajes con posturas poco profesionales y arriesgadas para tu salud. 
  • El secador debe estar a una temperatura y potencia adecuada a las características del cabello, se trata de secar y moldear, no lo cocines. 
  • Usa el secador a una distancia de 15 cm del cepillo. 
  • Un golpe de aire frío al final, fijará la forma que le diste al cabello con calor. 
  • Evita tocar el cabello después de cada pasada de secador ya que la grasa natural de tus manos puede arruinar tu trabajo. 
  • Evita pasar el cepillo o tocar el cabello, especialmente si aún está caliente. 
  • Dirige el aire caliente en el sentido de la cutícula, para obtener un tacto suave y pulido. 

Ahora que tienes todos los puntos importantes a tener en cuenta durante tu servicio de brushing, puedes mejorar tus conocimientos con las formaciones que te recomendamos más abajo…

¿Qué esperas? síguelas paso a paso, ponte a praticar y conviértete en un/a maestro/a del secador.

Solicita una entrevista

MENTORING - Solicitar Entrevista